Virginia: Conservadora en defensa de los estudiantes inmigrantes

Laura Ramírez-Drain se lanza para la Junta Escolar de Fairfax

ESPECIAL PARA EL TIEMPO LATINO

La frustración de no poder acceder a los recursos necesarios para que su hijo tuviera éxito en la escuela tras un diagnóstico de déficit de atención, sembró en Laura Ramírez-Drain el interés por lanzarse a la política.

La mexicana, de 55 años, busca representar al Distrito Hunter Mill en la Junta Escolar del Condado de Fairfax, en las elecciones de noviembre.

“Quiero luchar por los derechos de los estudiantes y de los padres, especialmente de los que no hablan inglés”, expresó a El Tiempo Latino, Ramírez-Drain. La candidata, cuyos dos hijos se graduaron de las Escuelas Públicas de Fairfax, notó que su hijo menor tenía un poco de dificultad para el aprendizaje, pero no fue hasta que entró a la secundaria cuando fue diagnosticado con el Trastorno de Hiperactividad con Déficit de Atención (ADHD, por sus siglas en inglés). Es allí donde empezó su lucha contra el sistema. “Yo intenté por varios medios que mi hijo tuviera un plan de educación individualizada, que le permitiera servicios especiales; pero la política del sistema lo impidió”, contó.

“Me dijeron que mientras él aprobara los cursos no tendría acceso a la educación individualizada”, indicó. De acuerdo a las Escuelas Públicas de Fairfax uno de los criterios para que un estudiante sea elegible para los servicios de educación especial por alguna discapacidad de salud, como ADHD, es que su “limitada fortaleza, vitalidad o alerta” debe tener un impacto adverso significativo en su “rendimiento académico funcional”.

“Mi hijo pasaba los cursos, con las justas y terminó su secundaria con mucha dificultad”, dijo Ramírez-Drain. Hoy su hijo estudia en la Universidad del Commonwealth de Virginia (VCU) en Richmond y cuenta con servicios especiales. “Es muy diferente. Mi hijo tiene un programa especial, que incluye un ‘case manager’ que lo supervisa cada semana. Además la manera de dar sus exámenes es distinta”, manifestó.

Más recursos para padres inmigrantes

Si para Ramírez-Drain —quien habla inglés y su esposo es estadounidense— el acceso a recursos era limitado, para los inmigrantes es mucho más difícil, dice la candidata, quien propone aumentar el personal que sirve de enlace entre los padres y las escuelas.

“Muchos de los padres no saben cómo ayudar a sus hijos. No tienen idea de las ayudas que hay en las escuelas, ni de sus derechos porque simplemente no saben el idioma o tienen temor”, dijo. “Por eso es necesario que se aumente el número de ‘Padres Enlaces’, porque en este momento es limitado y trabajan a medio tiempo”, expresó al señalar que se debe aumentar el personal de tiempo completo que pueda alcanzar a los padres.

La candidata enfatizó que por ley, las escuelas que cuentan con un mayor porcentaje de estudiantes inmigrantes reciben mayores fondos, precisamente para crear programas que les ayuden a nivelarse académicamente. Por lo que las brechas académicas deberían tratarse efectivamente al atender las necesidades individuales de los estudiantes, en lugar de políticas generalizadas.

“Hay escuelas donde el porcentaje de niños latinos es grande, entre un 35 o 40 %, pero los padres no tienen acceso a los recursos que deberían existir para ellos y sus hijos”, lamentó Ramírez-Drain. También expresó su frustración por el hecho de que en muchas ocasiones estudiantes nacidos en Estados Unidos de padres inmigrantes son puestos en los programas de ESOL (Inglés como Segundo Idioma). “Y permanecen años en ese programa, atrasando sus niveles académicos cuando se les debería incentivar a tomar clases avanzadas”, indicó.

Fomentando la educación

Ramírez-Drain —quien emigró de México a Estados Unidos por un traslado de trabajo en 1999— apuesta por la educación.

Criada en un ambiente machista –dice— logró un diploma de ingeniera y cuenta con dos maestrías.

Desarrolló su carrera en la compañía de software Hewlett-Packard, la cual la envió a Estados Unidos por la necesidad de contar con mayor personal bilingüe.

Tiempo después se casó, y tuvo sus hijos, decidiendo hacer un paréntesis laboral Más tarde junto a otras dos ingenieras pusieron en marcha la Fundación Alcanzando Metas, con la finalidad de incentivar a las jóvenes hispanas a continuar sus estudios de STEM: ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, a través de programas de mentoría y preparación universitaria.Ramírez-Drain cuenta con orgullo que durante los seis años de existencia de Alcanzando Metas —entre 2006 y 2012— la fundación ayudó a 250 estudiantes. La fundación cerró por falta de fondos.

“Muchas de las niñas ahora son profesionales destacadas. La primera de ellas es una joven salvadoreña que logró un doctorado en farmacéutica”, manifestó. Precisamente por la efectividad de Alcanzando Metas, Ramírez-Drain propone crear un programa fuerte de mentores en las Escuelas Públicas de Fairfax.

Contienda en la mira

La elección de la Junta Escolar en Fairfax es una de las más interesantes a nivel local. Todas las 12 posiciones están en juego y varios de los miembros no buscarán la reelección, incluida la única miembro latina, la argentina Delia Palchick, quien se lanza para la Junta de Supervisores de Fairfax.

Ramírez-Drain es una de las dos candidatas que buscan reemplazar a Pat Hynes en el Distrito Hunter Mill.

Hynes –quien ha estado en la Junta Escolar desde 2012— anunció en enero que no buscaría la reelección.

La posición en la Junta Escolar no es partidaria. Los candidatos se lanzan como independientes pero pueden recibir el apoyo de los partidos. Ramírez-Drain, quien se identifica como conservadora, recibió el respaldo del Comité Republicano de Fairfax.

Su oponente, Melanie Meren, quien trabajó para el Departamento de Educación a nivel federal, ha recibido el respaldo del Comité Demócrata del Condado de Fairfax.

Dispuesta a luchar

Ramírez-Drain es conocida por su afialiación al Partido Republicano, pero señala que muchos creen que es demócrata. Porque si bien conserva los valores y principios republicanos, está dispuesta a luchar por los inmigrantes, desde la Junta Escolar.

Al opinar sobre la endurecida política migratoria de Trump, la candidata dijo: “Yo no puedo cambiar lo que dice Trump, ni tampoco sus ideas, pero sí puedo cambiar lo que sucede con los inmigrantes dentro de las escuelas en mi vecindario”.

Ramírez-Drain dice que mantiene una batalla de David y Goliath hasta noviembre. Apenas cuenta con $6 mil de fondos para su campaña, por lo que salir a tocar puertas es la manera más eficaz de alcanzar a los votantes.

“Salimos todos los días a tocar puertas y estamos en los eventos comunitarios”, expresó. Ramírez-Drain apela a sus raíces latinas con literatura para su campaña en español e inglés y alcanzando a grupos hispanos de la comunidad. Sin embargo, dice que no quiere que los votantes asuman que sólo está interesada en ayudar a los latinos sino a los estudiantes y padres en general, asegurándose de la forma cómo se invierte los dólares impuestos en el sistema, apoyando a los maestros y velando por el derecho de los padres, entre otros puntos.

Las elecciones serán el 4 de noviembre. Además de estar en juego puestos locales, también lo están escaños estatales.